HISTORIAS REALES
23 octubre, 2015 By Esthermoreno
Sin categoría

Bajo este título quisiera ir compartiendo con vosotros historias que me han sucedido o que por o sin casualidad, llegan a mis oídos. Esta primera es sobre algo que me sucedió de niña, y me resulta una historia muy rica para concienciar sobre la importacia de la comunicación basada en la empatía con los más pequeños.

La semana pasada fuí a mi sesión de craneo- sacral (aprovecho para comentar que me resulta tan interesante como eficaz, por lo que he decidido aprender la técnica por curiosidad y utilidad tanto personal como profesional). Bien, al finalizar la sesión el terapeuta me preguntó si me había lesionado la cadera derecha cuando era niña. Y la respuesta fue un sí rotundo. Siempre me acordaré de aquel día en el que nos escapamos del “recreo de pequeños” para ir al de los mayores. Ese patio gozaba de unas gradas altas, perfectas para saltar y correr sintiendo la adrenalina… Tanto la sentí que tropecé y caí con todo el peso de mi cuerpo sobre la cadera. El dolor me asustó y fui a mirar qué había pasado, la cadera estaba inflamada y no supe qué hacer. Como me había saltado la norma del colegio, temía una gran reprimenda por parte de profesores y padres. No recuerdo cómo lo hice pero oculté el gran moratón y el dolor sin contarle a nadie lo sucedido.

Actualmente tengo rotación vertebral en la zona lumbar y tal vez no tenga ninguna relación con aquel golpe, pero dentro de mí siempre lo he vinculado. Por lo que la pregunta del terapeuta me hizo reflexionar sobre la infancia y los miedos.

Los niños son curiosos por naturaleza y así ha de ser, porque están en proceso de conocer y descubrir. Somos los adultos los que vamos definiendo unas vías sobre las que moverse, pero en ese proceso la norma se puede transgredir. Considero fundamental una comunicación basada en escucha y acercamiento para que se genere un clima de libertad y expresión, desde el respeto y amor, ya que el mayor temor de un pequeño es dejar de ser amado por sus figuras de referencia, sus padres.

Write your comment here ...

Deja un comentario